El falso mundo de las mentiras

Frase radiofónica que me llegó al alma: “Escuchamos o leemos al día más de 200 mentiras.” ¡Sí, qué barbaridad!, te estarás diciendo. Eso mismo pensé yo. Parece que vivimos en un mundo falso. ¡Qué horror!  Este mensaje me hizo reflexionar un poco sobre este matiz de nuestra sociedad. Además de que recientemente con alguna mentira me han maquillado algunos hechos, viniendo de alguna persona que me ha sorprendido. 

“¿Por qué la gente miente?”, fue mi pregunta para abordar el tema. Como mi mente tiene la capacidad de inmiscuirse en las cuestiones abiertas, aunque yo no me quiera concentrar en ello, ha terminado encontrando algunas respuestas, que a modo de reflexión os las dejo aquí enumeradas. 

La gente miente para conseguir lo que desea, para excusarse, para quedar bien, para proteger su imagen, sus intereses, para ocultar sus errores, para no perder ciertos derechos, por temor al rechazo o para retardar decisiones. Visto así, parece que mentir da ventajas… 

Si analizamos lo que hay detrás de un mentira, encontramos que se oculta falta de confianza en uno mismo, inseguridad, una autoestima baja, temor al rechazo, vergüenza, miedo a la crítica y también en muchos casos, un deseo de manipular a los demás. Parece que el ser humano es el único animal capaz de engañarse a sí mismo. ¡Vaya con el Homo Sapiens!

Pero, ¿qué ocurre cuando aflora la verdad? – Porque esta termina apareciendo, más pronto que tarde-. Resulta que volver a confiar en un mentiroso requiere tiempo y energía, incluso a veces es imposible llegar al perdón verdadero, puesto que cuesta mucho conseguir la confianza que con la mentira ha quedado destruida por completo. Quizás las ventajas que parecían antes claras con la mentira, se desvanecen ahora, son efímeras y producen un daño, muchas veces irreparable. 

Los que estamos acostumbrados a ir con la verdad por delante, nos cuesta entender este mundo falso, pero real. Creo que no hay nada más armonioso que la sinceridad, vivir la paz y la tranquilidad que regalan el decir la verdad y aceptar que somos humanos y podemos cometer errores. Pero de los errores se aprende y la verdad -sea la que sea- es lo que más lejos llega.

6 comentarios en “El falso mundo de las mentiras”

  1. Todo acto es una relación costo/beneficio. Si se miente es porque el individuo considera que le trae más beneficio que costo. A mi la mentira me parece desagradable pero entiendo que las personas puedan mentir si otro con más poder quiere dañarlos por la sinceridad.

    La base de la mentira es el ego, tanto quien miente como quien desea escuchar algo.

  2. Es verdad que la mentira destruye. No saber en quién confiar, no saber con quién desahogarte, no saber quién tienes delante cuando abres tu interior. Pensar que quien tu crees que te quiere, no te traicionará y con el tiempo, darte cuenta de que el amor era una ilusión, que no era lo que creías. Que otra vez has metido la pata por darte a los demás, porque no concibes un mundo sin humanidad. Que tienes que medir las palabras, las acciones, los sentimientos.
    ¡Acaso esto no es todo lo contrario a la libertad!
    Eso trae la mentira, el engaño; falta de libertad o exponerte a que te hagan daño.
    Yo prefiero la libertad, aunque me aconsejen que mida mis palabras, mis pensamientos, mis amistades. Medir, medir, medir…
    ¡Tanto medir! ¿Dónde queda la espontaneidad, el yo profundo y verdadero, el cariño, el amor, la confianza…?
    ¡Me niego a vivir en un mundo así, en hacer de mi corazón una roca que ni sienta ni padezca!
    Si quisiera eso, hubiese sido una piedra, pero aún así, una piedra puede utilizarse para crear o destruir. Prefiero crear. No tiene sentido pasar por este maravilloso planeta solo con la intención de destruir todo lo bello que hay en él.
    Dice muy poco de todo aquél que piense que para destacar, todo vale…

  3. Yo también pienso que mentimos porque queremos, porque sabemos hacerlo y porque, en algún modo, nos beneficia.
    Maravilloso artículo, Karmenka. Gracias por tus reflexiones!

  4. Qué reflexión más bonita nos haces.
    Parece que hay estudios que aseguran que cuanto más insegura es una persona, más proclive es a mentir.
    Realmente es un mundo inmenso, el cerebro humano.

Deja un comentario